HomeActualidadFalsa alarma la escasez de alimento en Morelia
Con un click puedes recibir noticias gratis a tu WhatsApp
REVO.30

Falsa alarma la escasez de alimento en Morelia

Ante la psicosis generada a través de las redes sociales en la que se afirma de una escasez de alimentos, nos dimos a la tarea de preguntar directamente a los comerciantes de alimentos del mercado Independencia a cerca de esta situación.  Sobre todo a aquellos que vienen a Morelia sólo jueves y domingos desde distintas comunidades aledañas a la capital.

Ubicados en la banqueta sobre la calle Ana María Gallaga,  mujeres y hombres comerciantes viajan desde municipios circunvecinos como Pátzcuaro, Cuitzeo, Queréndaro, Álvaro Obregón, entre otros, para vender productos del campo que ellos mismo producen, en algunos casos para revender una vez que se han surtido en algún centro de abastos.

Antonia, una joven mujer que viene de la rivera del lago de Pátzcuaro, comenta que no ha tenido ningún problema para llegar a Morelia. En el puesto que instala desde temprano,  ofrece gorditas de leche, panes y doraditas que ella misma prepara. Compra chayotes, nísperos, aguacates, camote y calabaza para revender. Comenta que en donde ella surte ha visto un poco disminuido la cantidad de productos agrícolas, pero nada significativo.

Lety de Tarímbaro, compra distintas hortalizas para revender, al igual que Antonia, ha visto un poco disminuido los productos en la central de abastos.

Por su parte Jobita, quien para optimizar el uso la gasolina, por ahora viaja en transporte público desde Queréndaro, situación que la ha obligado ha comprar una cantidad menor de alimentos para revender. Observa que algunos productos como el chile y el jitomate han incrementado su precio porque no ha “entrado” mucho en donde ella se surte.

Doña Josefina prepara pinole de maíz y de garbanzo; tamales y corundas, no deja de producir pues es única su fuente de ingreso. También vende nopalitos, los cuales compra en cien pesos el bote. Comenta que ella por el momento no tenido dificultad alguna para viajar de Cointzio al Mercado Independencia, y no ve que haya escasez de alimentos pues ha podido seguir preparando los alimentos que no deja de vender.

José y su esposa vienen de Álvaro Obregón, la mayoría de lo que venden ellos mismos lo producen, como son  aguacate, calabaza, maíz, entre otros. Ha observado que algunos precios han subido un poco debido al desbasto de gasolina. Él y sus esposa vienen a vender a Morelia solo los jueves y domingos, el resto de la semana lo hacen en su municipio.

El Señor Pedro, en su pequeño puesto vende vaina para pájaros, maíz para pozole, y camote blanco y morado, la mayor parte del año produce todo lo que vende. Viaja desde el municipio vecino de Charo, comenta que ha bajado un poco el servicio de transporte público, pero no ha dejado de “pasar” el camión.

Considera que la situación del desabasto de gasolina no ha afectado sus ventas pues la gente no deja de comprar porque tienen que comer, de alguna u otra manera se trasladan hasta el mercado para comprar lo necesario. Además ve con buenos ojos las acciones del gobierno federal ya que para él hay  un desorden evidente.

Doña Maritza viene de Tarímbaro, trae a vender pulque, aguamiel, huevos de pata y xoconostle. Viaja en taxi, hasta el momento no ha tenido ningún problema para llegar al mercado. Desde su punto de vista, las administraciones pasadas del gobierno federal permitieron el robo de gasolina y considera “bueno” lo que está haciendo el “señor”.

María Abrego, de Cuitzeo, trae a vender pescado, pato salvaje, langostinos y charales. No ha tenido ninguna dificultad para llegar a Morelia, sin embargo, lamenta que por la escasez de gasolina los precios de los productos que ella revende han subido de precio.

Finalmente nos encontramos a Roberto, quien se dedica a la venta de mezcal, viaja desde Etúcuaro con un maletín repleto de botellitas de plástico llenas de ese destilado. Comenta que el transporte público se tarda un poco más en pasar, pero el servicio no ha parado. Señala que ha bajado un poco el flujo de personas en el mercado, sin que  esto haya repercutido en sus ventas, bromeando asevera que sus ventas han subido un poco porque en lugar de gasolina le ponen mezcal a los vehículos.

 

Tu opinión es importante:

comentarios

Comparte en: