HomeUniversidadLejana, una reforma integral en la UM, avizora analista

Lejana, una reforma integral en la UM, avizora analista

Una reforma integral en la Universidad Michoacana se antoja lejana, tanto por las dinámicas en las que se encuentran las autoridades universitarias en busca de recursos como por la influencia de factores externos que tratan de imponerla como es el Congreso del Estado, señaló el analista universitario Eduardo Nava Hernández.

Para el investigador de la Facultad de Economía, la reforma en la Universidad se encuentra estancada, en tanto al rector le quedan pocos meses en su gestión para obtener los recursos financieros para enfrentar el déficit presupuestario, “lo que lo ha maniatado a él y al requipo dirigente de la Universidad, para emprender una reforma de fondo”.

Las prioridades para esta reforma, son establecidas “de manera externa, fuera de la propia Universidad, y es lo que el Congreso en su momento, desde el 2015, le expresó al rector al llegar al puesto, un reordenamiento financiero que ellos llaman reingeniería administrativa que lleve a abatir costos de distintas maneras, incluyendo el que la Universidad pueda obtener recursos propios por medio de mecanismos de mercado, hasta suprimir o modificar radicalmente el Régimen de Jubilaciones y Pensiones y quizás otras prestaciones que benefician a los trabajadores; en el caso de los trabajadores administrativos, hay varias prestaciones como las despensas, bonos que no se están pagando desde hace un semestre y aparecen como adeudos y no se sabe si los podrán cobrar a la larga o no”.

Son varios los actores que están interviniendo en la llamada reforma universitaria “y esto dependerá un poco de la correlación de fuerzas que se logre”, señala Nava. donde no ve que con la renovación de las tres cuartas partes del Consejo Universitario, esta máxima instancia pueda desligarse “de manera incondicional, prácticamente postrarse de hinojos frente a la Rectoría, pero creo que sí habrá una mayor respuesta, relativamente, a esta tendencia que ha sido muy negativa para la universidad” y ante la que se debe buscar que el Consejo Universitario, “tenga un papel menos oscuro en el siguiente periodo”.

Desde el Congreso, considera, con la nueva conformación surgida del proceso electoral en las siguientes legislaturas, podrá darse un “cambio notorio” en su perspectiva hacia la Universidad, “porque los presupuestos se negocian con los congresos locales y la Cámara de Diputados federal, al venir un cambio de gobierno y una nueva composición, va a disminuir la presencia tanto del PRI como del PAN”, lo que facilitaría a su juicio la negociación de una asignación directa de recursos a la institución.

En el nuevo periodo del Consejo Universitario, dijo, se debe impulsar que “no se trasgredan los derechos de los universitarios, lógica que se ha seguido durante ya varias gestiones, pero particularmente en las dos últimas, la de Salvador Jara Guerrero y de Medardo Serna González, y que han concebido el sostenimiento de la universidad a costa de estos derechos, me refiero desde luego a los derechos contractuales establecidos con los sindicatos pero también a los derechos de los estudiantes, donde no se cumple el principio de gratuidad establecido desde el 2011 y que está en la Constitución, con una enorme presión para que los estudiantes estén pagando cuotas, derechos, por lo que debiera ser gratuito, y ahí están los costos de ingreso, para quienes aspiren a ingresar, los costos de admisión son altos, favoreciendo que los alumnos presenten dos exámenes para ingresar, a fin de que dupliquen su aportación económica”.

Otros derechos, dijo, son los de un sector “amenazado” como los albergues estudiantiles, a los que en la práctica ya se les aplican recortes presupuestales. “Es posible que no haya transparencia en el manejo de estos recursos que van a casas del estudiante, no podría afirmar que todo está en orden”, sector que dijo debe ser reordenado “pero democráticamente, con la participación de los propios actores”.

Tu opinión es importante:

comentarios