HomeEspeciales 3.0Persiste reparto de notarías, Silvano ha entregado 9 hasta el momento

Persiste reparto de notarías, Silvano ha entregado 9 hasta el momento

Morelia, Michoacán.-La práctica de repartir notarías sigue en Michoacán, tanto que el gobernador Silvano Aureoles Conejo ha entregado hasta el momento nueve, una de ellas a la panista y actual subsecretaria de la Contraloría del Estado, Laura González Martínez.

Son diez los notarios que se han estrenado en Michoacán durante la administración silvanista, aunque sólo nueve han sido designados por el mandatario ya que Francisco José Corona Torres, fue nombrado por Salvador Jara pero asumió su encargo ya con Aureoles Conejo como gobernador.

Mientras en el Congreso local se aprestan para reformar la Ley del Notariado, la discrecionalidad en el reparto de notarías persiste, práctica común de los gobernadores en turno.

Son 191 los notarios que existen actualmente y están en funciones: 42 de ellos durante el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel; 34 en el de Víctor Manuel Tinoco Rubí; 30 en el de Salvador Jara Guerrero; 24 en el de Leonel Godoy Rangel; 14 en el de Fausto Vallejo Figueroa; once en el de Ausencio Chávez Hernández; diez en el de Silvano Aureoles; ocho en el de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano; siete en el de Genovevo Figueroa Zamudio; cuatro en el de Servando Chávez Hernández; tres en el de Carlos Torres Manzo; dos en el de Luis Martínez Villicaña; y uno en el de Agustín Arriaga Rivera. Asimismo existe una notaría acéfala, la número 35.

Cabe apuntar que en varios de los casos los notarios fueron designados por un gobernador pero fue hasta que entró el siguiente cuando empezaron sus funciones.

Asimismo vale señalar que fue mayor el número de notarios designados por cada gobernador, sin embargo muchos han fallecido, heredado su notaría, o bien han sido removidos para designar a otros.

Para unos municipios sí y para otros no

Conforme a los datos contenidos en la relación de notarías del gobierno estatal con corte a septiembre de 2016, las 191 notarías que existen en Michoacán se reparten en 54 municipios, en donde Morelia acapara el número mayor con un total de 46.

Zamora cuenta con 13 notarías; Uruapan con 12; La Piedad, nueve; con ocho están Lázaro Cárdenas y Zitácuaro; Sahuayo tiene siete; Pátzcuaro, Tarímbaro y Zacapu tienen cinco cada uno; con cuatro están Apatzingán, Hidalgo, Los Reyes, Maravatío y Zinapécuaro; mientras que con tres están Jacona, Jiquilpan, Puruándiro y Quiroga; a su vez cuentan con dos Ario de Rosales, Charo, Coalcomán, Huetamo y Tacámbaro.

Aquellos municipios que tienen una notaría son: Acuitzio, Álvaro Obregón, Arteaga, Buena Vista, Coahuayana, Cotija, Cuitzeo, Huandacareo, Irimbo, Madero, Marcos Castellanos, Múgica, Nuevo Parangaricutiro, Paracho, Penjamillo, Peribán, Purépero, Queréndaro, Salvador Escalante, Tancítaro, Tangancícuaro, Tanhuato, Taretan, Tepalcatepec, Tlalpujahua, Turicato, Tuxpan, Tuzantla, Vista Hermosa y Yurécuaro.

Por lo que toca a los municipios que carecen de notarías son: Aguililla, Angamacutiro, Angangueo, Áporo, Aquila, Briseñas, Carácuaro, Charapan, Chavinda, Cherán, Chilchota, Chinicuila, Chucándiro, Churintzio, Churumuco, Coeneo, Cojumatlán, Contepec, Copándaro, Ecuandureo, Epitacio Huerta, Erongarícuaro, Gabriel Zamora, Huaniqueo, Huiramba, Indaparapeo, Ixtlán, Jiménez, José Sixto Verduzco, Juárez, Jungapeo, La Huacana, Lagunillas, Morelos, Nahuatzen, Nocupétaro, Nuevo Urecho, Numarán, Ocampo, Pajacuarán, Panindícuaro, Parácuaro, San Lucas, Santa Ana Maya, Senguio, Susupuato, Tangamandapio, Tingambato, Tingüindín, Tiquicheo, Tlazazalca, Tocumbo, Tumbiscatío, Tzintzuntzan, Tzitzio, Venustiano Carranza, Villamar, Zináparo, y Ziracuaretiro.

De los notarios que hoy están en funciones, el número más alto empezó a laborar en 2015 con 32; le sigue el 2008 con 29; 2012 con 18; 2001 con 14; 2014 con 12; 2007 con nueve; 1996 con seis; 1986, 1992, 1998, 1999, 2002 y 2016 con cinco cada uno; con cuatro 1995 y 2009; con tres 1974, 1997, 2000, 2004 y 2011; con dos 1980, 1985, 1987 y 2013; y con una 1967, 1970, 1975, 1983, 1990, 1991, 1994, 2005 y 2010.

Los nueve beneficiados con notarías durante la administración de Silvano Aureoles Conejo son Laura González Martínez como sustituta en la notaría 51 con sede en Uruapan; Ana Mariela Servín Pita como titular en la notaría 58 de Zacapu; José Alfonso Espinosa Ruiz como titular en la 73 de La Piedad; Agustín Zambrano Salgado como titular en la 78 de Zamora; Rodrigo Herrera Álvarez como sustituto en la 104 de Paracho; Estela Carrillo Gallegos como titular en la 152 de Morelia; Claudia Sofía Calderón Villalón como titular en la 154 de Charo; Alejandro Méndez López como titular en la 171 de Morelia aunque ya había sido titular de esa misma tiempo atrás, cuando le fue entregada por Leonel Godoy Rangel; y Jaime Sandoval Sánchez como sustituto en la 176 de Charo.

Refugio, premio o moneda de cambio

En Michoacán las notarías han servido como refugio a políticos en retirada, o bien como premio por los servicios prestados a los gobernadores en turno, frecuentemente son monedas de cambio para concretar acuerdos políticos de coyuntura.

Es así como entre los 190 notarios en funciones al menos seis han sido dirigentes estatales de partido, se trata de los priistas Fernando Orihuela Carmona, Jorge Guerrero Chávez, Mauricio Montoya Manzo y Jaime Darío Oseguera Méndez quien además fue secretario de Gobierno. También está Alejandro Méndez López que fue dirigente estatal del PVEM, y Vicente Luis Coca Álvarez del PARM.

Una veintena de notarías fueron definidas a partir de parentescos, por ejemplo, Rafael Servín Maldonado que hoy se desempeña como asesor del gobernador, ha logrado con el paso de los años colocar a dos de sus hermanos: Leonardo y Patricia Soledad.

La familia Ernesto Núñez Aguilar –diputado local del PVEM- también goza de las ventajas notariales: su hermana Yadira Estela es notaria, al igual que su esposa Isania Lisbeth Solórzano Suárez.

También están los notarios que son o han sido “esposos de” y por ello hoy ocupan una notaría. Es el caso de María del Rocío González Vélez que fue esposa de Leonel Godoy, o Estela Carrillo Gallegos, viuda de Xavier Ovando; María Cristina Ocharán Rentería, esposa del priista Armando Ballinas Mayés; en tanto que Héctor Gustavo Pantoja Ayala, esposo de la excontralora estatal y exalcaldesa de Zamora, Rosa Hilda Abascal.

Incluso el cuñado del senador Salvador Vega Casillas cuenta con una notaría, se trata de Sabino López Blanco.

Los “hermanos de” que hoy tienen notaría son: Columba, hermana de Cristóbal Arias; Luz María, hermana de Antonio Lagunas Vázquez, actual titular de la Cocotra; Ricardo Alberto, hermano del exsecretario de Gobierno Jaime Esparza Cortina, quien además logró también notaría para su hija Nelly; Javier, hermano de Ramón Maya Morales que ha sido legislador local y alcalde de La Piedad; y Emiliano, hermano de Leonardo Pedraza Hinojosa quien al momento de su nombramiento se desempañaba como presidente del Colegio de Notarios.

En cuanto a los “hijos de”, está el caso de Ruth Reyna Vera, hija del exgobernador Jesús Reyna García.

Otro caso es el de Enrique Villicaña Mora quien ocupó la notaria de su padre Enrique Villicaña Palomares luego de que fuera asesinado; también está Luis Carlos García Estefan, hijo del exsecretario de Gobierno y exsenador Antonio García Torres.

Incluso Lázaro Cárdenas Batel como gobernador entregó una notaría a José Miguel Medina González, cuando vivía su papá Miguel Medina Robles dueño de La Voz de Michoacán.

En cuanto a los notarios que han sido legisladores locales o federales, por el PRI están Macario Rosas Zaragoza, Rafael Ramírez Sánchez, Jaime Mares Camarena y Salvador Castillo Núñez; mientras que por el PRD son Rogaciano Morales Reyes, Salvador Hernández Mora y María Lucila Arteaga Garibay. También está la panista Laura González Martínez.

Hay otros con trayectoria electoral que les ha valido para hacerse de una notaría, es el caso de Alfredo Ocegueda Villanueva quien se desempeñó como presidente de la Comisión Estatal Electoral cuando aún no existía el IEM; Luis Sigfrido Gómez Campos que fue consejero del Instituto Electoral de Michoacán; Hilda Navarro Skinfield formó parte de la Comisión local de la Comisión Federal Electoral para las elecciones de 1988; José Luis Damián Barajas fue presidente del Comité Municipal Electoral de Uruapan; y David Franco Sánchez fue secretario de estudio y cuenta en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Desde el ámbito de la procuración de justicia también encontraron acomodo varios personajes, es el caso de Miguel Ángel Arellano Pulido y J. Miguel García Hurtado quienes fueron procuradores en la entidad.

También están quienes se desempeñaron como subprocuradores en alguna de las regiones del estado: María Elena Cornejo Chávez, Miguel Agustín Linarte Guerrero y Javier Zúñiga Andrade. Además se encuentra Edgar Fernando Ruiz Bastién, quien en su momento se desempeñó como secretario particular del procurador.

Ismael Eduardo Suárez Ábrego fue director de Seguridad de los Reclusorios del DF en épocas de Cuauhtémoc Cárdenas y ahora es notario en Michoacán.

Otras figuras públicas que han encontrado acomodo en alguna notaría son Mauro Cisneros Fonseca, expresidente del Poder Judicial; Jorge Mendoza Álvarez, que fue Secretario de Gobierno hasta que Ausencio Chávez ocupó su lugar; Verónica Calzada Martínez, que como secretaria de Administración y Finanzas del Congreso en la pasada Legislatura logró asegurar el nombramiento de notaria; Jerónimo Morales Pallares, que fue alcalde de Zitácuaro; Héctor Soto Sánchez –hermano del actual secretario de Desarrollo Económico- ha sido alcalde perredista de Tumbiscatío y director del Registro Civil; Carlos Sinhué Vital Punzo, que tras años de ser asesor en el Congreso local y de desempeñarse como titular del Instituto de Investigaciones y Estudios Legislativos logró los contactos necesario para hacerse de una notaría; y Rosa María Gutiérrez Cárdenas, que fue contralora del Estado.

Ser cercano de un gobernador trae buenos dividendos a la hora de desear una notaría, es el caso de Víctor Manuel Martínez Uribe que trabajó como asesor con Leonel Godoy; o bien Pavel Aurelio Ocegueda Robledo, que fue el secretario particular de Salvador Jara.

Tu opinión es importante:

comentarios